Una sala de estar estilo rústico

Una de las decoraciones más escogidas para las casas de campo es la rústica. Este tipo de decoración destaca por ser muy hogareña y cálida y dar prioridad a materiales naturales como la madera o la piedra. Aunque dentro de la decoración rústica hay varias tendencias, como la clásica o la chic, lo cierto es que en nuestro país es la decoración clásica la que cuenta con más seguidores.

Elementos como las fundas de sofá, los muebles de madera reciclados o las alfombras de sisal pueden ser perfectos para conseguir que una sala de estar sea todo un éxito. La clave está en saber cómo utilizarlos para que todo quede perfecto.

Cómo usar las fundas de sofá y las mantas para una decoración rústica

Las fundas de sofá le dan a la sala de estar una imagen mucho más cálida y acogedora, pero además ayudan a que cualquier sofá que se quiera colocar en la misma encaje en la decoración. En principio, un sofá rústico sería uno con un armazón de madera visible, pero tal vez tu quieras disfrutar de la comodidad de un chaise longue o de tu sofá reclinable favorito.

Coloca unas fundas y verás como, de repente, ya encaja en la decoración, sobre todo si usas colores tierra para ellas, como marrones o beiges. Si además usas plaids o mantas de viaje con pelo largo para colocar sobre el respaldo o dejarlos caer sobre el sofá con estilo, se conseguirá el efecto buscado mucho más intensamente.

Como usar los muebles reciclados y las alfombras en una decoración rústica

Hay muchos muebles de madera de toda la vida que ya no son tendencia, como los clásicos de pino claro tan de moda hace unos pocos años. Puedes reciclarlos y darles una imagen mucho más rústica si tan solo les das una capa de producto para envejecer la madera y los barnizas en una tonalidad oscura. Esto queda especialmente bien con las mesas, tanto las de centro como las de comedor, pero también vale para todo tipo de vitrinas y muebles de televisión.

En cuanto a las alfombras, los materiales naturales como el sisal o la fibra de coco son perfectos para el verano mientras que las alfombras de lana resultan cálidas y bonitas para el invierno. El tamaño dependerá del tipo de suelo: si este es de madera o cerámica rústica, solo se tapará lo imprescindible, es decir, entre el sofá y la mesa de centro. Pero si es un suelo de otros materiales, cuánto más grande sea la alfombra, mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *