Te ofrecemos la receta del mejor Cuba Libre

¿Cuántas veces has entrado en un bar pidiendo que te sirvan un Cuba Libre y te has encontrado con un camarero desganado que te ha puesto un chorro de cualquier ron que tenía a mano en un vaso repleto de hielo y con un ridículo trozo de limón reseco y te ha dado un botellín de cola para que la añadas? Seguramente más de las que quieres recordar.

El Cuba Libre es un cóctel que, como tal, es necesario mimarlo para que tenga el sabor de lo auténtico. De otro modo, se convierte en una mezcla sin gracia que no te va a portar la satisfacción que debería de darte una bebida de esta categoría.

Te vamos a explicar cómo preparar este cóctel para que de verdad lo disfrutes y para que no te vuelvan a dar gato por liebre en ningún establecimiento.

El secreto está en el ron

Para hacer el mejor Cuba Libre necesitas el mejor ron cubano. En Legendario.com descubrirás por qué el ron Legendario es tu mejor aliado para conseguir ese gusto que caracteriza a este cóctel que parece tan sencillo pero que, como todo en esta vida, tiene sus pequeños secretos.

Usar un ron u otro le dará a la bebida matices distintos. No todos los rones casan con el sabor de la cola. Es mejor usar ron blanco o un ron dorado no excesivamente añejo. Un ron de muchos años es para saborear solo, con hielo y sin ningún otro ingrediente extra porque no aporta nada al cóctel, por el contrario.

Si el Cuba Libre es el cóctel cubano más consumido con permiso del mojito, el ron cubano es el más indicado para conseguir un sabor auténtico y que te traslade a la isla caribeña al primer sorbo.

Las medidas, muy importantes

No se bebe un cóctel para emborracharse, sino para disfrutar de su sabor. Por tanto, no es mejor camarero el que te pone más alcohol en la bebida sino el que te pone las cantidades exactas para que todo sepa cómo tiene que saber.

La proporción exacta son dos medidas de cola por una medida de ron y a la mezcla hay que añadirle un chorro de jugo de lima o de limón en su defecto. No se trata solo de poner una rodaja, sino de exprimir un generoso chorro de su zumo en ella. Se sirve con mucho hielo en un vaso largo o en una copa ancha y, ahora sí, ya sabes todos los secretos de esta bebida.

This entry was posted in Cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *