¿Son las fundas nórdicas adecuadas para niños?

edredones nordicos para niñosA la hora de vestir la cama de un niño durante las épocas más frías del año, hay muchas opciones para elegir. Como sucede en el mundo de la moda, la ropa de cama va evolucionando, así que si hace mucho tiempo que no cambias tu ropa de cama, es probable que cuando vayas a la tienda te encuentres con muchos productos nuevos: boutis, colchas edredón, colchas pañuelo… Hoy vamos a dejar todos esos de lado para centrarnos en viejos conocidos: las fundas nórdicas, un tipo de ropa de cama muy de moda que puede ser lo que buscas para la habitación de tu hijo.

Las fundas nórdicas

Todos conocemos las fundas nórdicas, porque quien más quien menos las ha utilizado alguna vez en su vida o al menos las ha visto en casa de amigos. Las fundas nórdicas se han puesto muy de moda en España durante los últimos años, aunque en el resto de Europa tienen mucha más tradición. Hay personas a las que no les gustan las fundas nórdicas porque en comparación con los edredones tradicionales, dan la sensación de que la cama no termina de estar bien hecha. Sin embargo, eso no debería ser una razón de peso para no utilizarlas en las habitaciones de los niños. De hecho, esa sensación de imperfección casa perfectamente con lo que es un niño, nunca con una apariencia perfecta.

Además, lo bueno de las fundas nórdicas es que se suelen vender en un pack en el que se incluye la sábana bajera y la funda del relleno y de la almohada. Este pack sustituye los conjuntos de sábanas, por lo que al ahorrarnos el tener que poner sábanas, podemos comprar más de un pack de fundas nórdicas e ir cambiándolos como cambiaríamos las sábanas. Es cómodo para el niño, ya que si se mueve mucho mientras duerme no se va a liar con las sábanas, y también es cómodo para los padres, dado que hacer la cama es tan sencillo como estirar la funda nórdica. Además, las fundas nórdicas son también elementos decorativos, y el hecho de ir cambiándolas para lavarlas nos permite darle un aire diferente a la habitación cada poco tiempo.

Los sacos nórdicos

Hay una tipología de fundas nórdicas muy recomendables para niños, especialmente para aquellos que de tanto moverse terminan por destaparse por completo durante la noche y coger frío. Se trata de los sacos nórdicos: es una pieza única que incluye el bajero y la funda del relleno unido por cremalleras. Presentan todas las ventajas de las fundas nórdicas adaptadas para los niños. Las puedes encontrar en cualquier tienda especializada en ropa de cama. Además, como sucede con las fundas nórdicas, las encontrarás en tantos diseños que se van a convertir en parte de la decoración de la habitación del niño, en lugar de ser sólo una manta.

Y tú… ¿Has tomado nota? ¿Añadirías algo más? ¡Cuéntanoslo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *