¿Qué piensas cuando piensas en mantas?

Para mí las mantas están íntimamente relacionadas con el hogar y con los recuerdos de la familia. Me vienen a la cabeza retazos de la infancia, por ejemplo, cuando iba a casa de mi abuela a dormir el fin de semana y la ayudaba a cogerlas del altillo del armario. Me encantaban por su suavidad y siempre me acariciaba la cara con ellas. Eran un momento muy divertido en el que mi abuela me enseñaba cómo hacer la cama correctamente.

Creo que jamás aprendí a hacerla como ella habría querido, pero las mantas me traen también otros familiares: mañanas de domingo desayunando en la cama de mis padres, ellos arropándome antes de dormir… Y más adelante, las tardes de películas y palomitas con mi pareja y ahora también con mis niños.

Todas esas mantas tienen algo en común, su suavidad y lo agradables que resultan. La verdad, es que sería bastante triste asociar recuerdos tan bonitos a picores e incomodidades. Por eso, cuando hoy voy a comprar una manta, confía en las mismas marcas en las que confiaban mi abuela y mi madre.

Personalmente elijo Mantas Mora, una marca española que ha estado presente en las vidas de todos nosotros pero que sabe adaptarse a los tiempos. Sus diseños actuales tienen poco que ver con los que podían encontrarse hace años, se han modernizado en sus dibujos pero siguen respondiendo a los mismos criterios de calidad. Son mantas para usar y para durar.

Ahora es el momento ideal para renovar las mantas del invierno y conocer qué nuevos diseños aparecen en los catálogos para la próxima temporada. Mantas con colorido y alegría para los dormitorios más juveniles, con motivos infantiles para el cuarto de los niños o los modelos clásicos de toda la vida para quienes siguen prefiriendo lo de siempre.

En otoño, cuando comienza a hacer frío, en mi casa la manta pasaba a ocupar el lugar de la colcha y se dejaba al descubierto. Yo hago lo mismo y por eso me gusta elegir modelos que tengan un bonito diseño y que luzcan bien en la habitación, con colores que combinen con la decoración general.

También empiezo a elegir alguna manta para regalar en Navidad, porque en mi casa los regalos comienzan a comprarse a partir de septiembre para que así la economía no se resienta y además se puedan elegir con tranquilidad. Siempre cae alguna manta para la familia y es un regalo muy bien recibido.

Y tú, ¿en qué piensas cuando piensas en mantas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *