¿Por qué elegir un colchón natural?

¿Alguna vez habéis pensado el tiempo que pasa vuestro hijo en la cama al año? En su primer año, un bebé duerme una media diez horas al día, al año son 3650 horas, es decir más de 150 días. Imaginad la importancia que tiene elegir un buen colchón cuando nuestros hijos pasan más de un tercio de cada año durmiendo.

Para conseguir un buen descanso para nuestro bebé, una muy buena opción son los colchones naturales. Este tipo de colchones fabricados con productos de origen ecológico cumplen una serie de características que les ayudarán a disfrutar de un sueño óptimo.

¿Por qué escoger un colchón natural?

Es importante que un lugar donde van a pasar tanto tiempo y del que depende su descanso sea lo más natural posible. De esta forma evitaremos algunos de los agentes químicos que conviven a su alrededor y pueden afectar a su salud y su calidad de sueño.

Características de un colchón natural

Obviamente, la característica más importante es que estén fabricados con productos de origen natural. Durante el proceso de creación se causa el menor daño posible al medio ambiente y no se utilizan productos tóxicos.

Dependiendo de sus características ortopédicas, un buen colchón natural se adapta a la forma del cuerpo y garantiza un correcto descanso de la columna vertebral. El material que se usa principalmente es el latex natural, un elemento que destaca por su elasticidad y flexibilidad.

Materiales naturales utilizados

Para la creación de los diferentes tipos de colchones naturales se utilizan una serie de materiales que aportan diversas propiedades de firmeza, absorción y transpiración.

La fibra de coco es un material transpirable y antiácaros de manera natural, además es hipoalergénico y aporta firmeza en el núcleo del colchón.

La espuma de soja, hecha a base de aceites de soja, aporta un confort suave y natural al colchón. Además, evita el riesgo de plagioencefalia entre los más pequeños, ya que disminuye los puntos de presión en la cabeza.

El latex natural, que hemos mencionado anteriormente, ayuda a mantener uniforme la temperatura del bebé. Al ser adaptable y flexible, es un soporte anatómico perfecto.

¿Tienes un colchón natural para tu bebé? ¡Cuéntanos tú experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *