Descubre qué se esconde en el corazón de tus electrodomésticos

Si eres una personan curiosa querrás descubrir qué se esconde en el corazón de tus electrodomésticos. Cosas tan cotidianas y sencillas como una batidora y también aparatos algo más sofisticados y complicados desde el punto de vista técnico, como una lavadora, tienen cosas en común cuando miramos en su interior.

Si alguna vez has abierto alguno de estos aparatos, seguramente te haya llamado la atención el ver ciertas piezas que quizás te habrán sonado familiares porque las has visto también en el interior de tu ordenador. Se trata de los famosos circuitos impresos.

¿Qué son los circuitos impresos?

A simple vista, un circuito impreso es una placa, generalmente de color verde, sobre la cual vemos que hay diferentes cosas soldadas o adheridas de diferentes formas. Se trata de componentes electrónicos que están unidos entre sí para crear circuitos a través de los cuales se transmiten señales eléctricas que son las responsables del funcionamiento de estos aparatos.

Estos circuitos pueden ser más sencillos o más complejos en función del aparato al que van destinados y pueden precisar de técnicas muy sofisticadas para su fabricación. Empresas especializadas como taia.es se encargan de la creación de circuitos personalizados y adaptados a las necesidades de cualquier producto electrónico que se vaya a fabricar.

Historia de los circuitos impresos

Los primeros circuitos impresos se elaboraban a mano. Era un trabajo muy meticuloso que necesitaba de una gran precisión. Esto hacía que la elaboración de cada circuito llevara un cierto tiempo, lo que contribuía junto con otros factores a que los aparatos electrónicos fuera escasos y caros.

Actualmente, la gran mayoría de circuitos se realizan de forma automatizada, mediante máquinas capaces de crear cientos y cientos de placas cada día. Este es uno de los factores que han contribuido a que el precio de este tipo de aparatos haya descendido notablemente.

A cambio, las primeras placas eran reparables, al ser hechas a mano podían arreglarse también gracias al trabajo de un técnico. Hoy sigue ocurriendo con algunas de ellas. Pero las que se fabrican con máquinas no son reparables de forma manual. A cambio, se estropean bastante menos al no tener que lidiar con el riesgo del fallo humano y, al ser más baratas, compensa su sustitución por precio y por rapidez.

Descubrir qué se esconde en el corazón de tus electrodomésticos es una curiosidad que te puede llevar a entender un poco mejor cómo funcionan y cómo se reparan, lo que siempre es muy útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *