Consejos sobre mantas

Mantas de camas Baratas¿Quién no ha tenido una abuela o madre que nos dijera continuamente que en su época no tiraban nada y que a todo se le daba una utilidad?

 
Asimismo, cuidaban todas las cosas de su hogar, de modo que les duraban años, mientras que nosotros, pobres consumistas no sabemos estar un año sin comprar algo nuevo.

 
Es por eso, que me he decantado por buscar información, en este caso, para lograr un buen uso y cuidado de nuestras mantas tanto las baratas como las caras. Un producto como cualquier otro que podría durar una eternidad si aplicáramos una serie de consejos y prácticas.
Por lo tanto, en el caso de las mantas eléctricas se aconseja que se guarden enrolladas evitando así los pliegues, no sentarse sobre ella, lavarla lo menos posible y si tiene manchas pequeñas, basta con extender la manta y lavar la zona con agua tibia y con jabón, luego se seca con una toalla limpia y bien seca.

 
Para que nuestras mantas de pelo mantengan su suavidad, es ideal que un par de veces a la semana se airee y en el caso que llegue el momento de guardarlas hasta la próxima temporada, lavarlas antes y consérvalas en una funda de plástico para evitar que se llene de polvo y que junte mal olor. Recordar leer la etiqueta con las instrucciones de lavado, generalmente se debe lavar con agua fría y detergente suave, aunque en el caso de pelo natural, lo ideal es enviarla a la tintorería, pues, probablemente se deba aplicar una limpieza en seco.

 
También he escuchado que otra opción a la hora de lavarlas, consiste en colocarla en un programa delicado y poner en vez de detergente, tres cucharadas de bicarbonato y un chorro de amoníaco.

 
Ahora bien, si el tamaño de la manta es bastante grande, se recomiendo entonces lavarla en la bañera a mano, para evitar que se contorsione en la lavadora. A la hora de secarla se puede colgar en la clásica cuerda para colgar la ropa, pero si es en la sombra, mejor. El sol directo podría quitarle brillo, además, en caso que nos haya quedado un poco de jabón, tomaría un color ocre, por lo tanto, más vale enjuagarla bien.

 
Como hemos visto el cuidado de la manta no supone grandes sacrificios bastará con prestarla atención una vez por temporada y guardarlas con cuidado, garantizando de esta manera, que no deberemos comprar mantas todos los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *