¿Cómo se calcula una pensión de alimentos?

Cuando una pareja se separa o dos personas tienen un hijo en común sin que medie una relación entre ellos, puede ser necesario fijar una pensión de alimentos. Contrariamente a lo que se cree, esto no sucede solo en el caso de que uno de los padres asuma la custodia del niño.

Esto también ocurre en el caso de custodias compartidas. En este caso, ambos progenitores deberán de ingresar una cantidad de dinero en una cuenta bancaria. La cifra dependería de los ingresos de cada uno de ellos. De esa cuenta se sacaría el dinero para la manutención del niño durante el tiempo que esté con cada uno de los padres. En principio, correspondería la mitad a cada uno.

En el caso de disolución de matrimonios incluso se puede fijar una pensión compensatoria para uno de los padres en el caso de que quedara en una situación más débil (por ejemplo, persona en paro que no puede hacerse cargo de los gastos de su casa) pero solo durante un tiempo determinado.

Los hijos mayores de edad también pueden percibir pensión de alimentos y se pueden encontrar muchos casos en los que se ha fallado en este sentido. Esto será así si están estudiando o en situación de desempleo viviendo con uno de sus progenitores. En este caso, al ser mayores de edad, no se entraría en temas de custodia.

Tablas orientativas para calcular la pensión de alimentos

El Consejo General del Poder Judicial ha elaborado unas tablas pensión de alimentos orientativas. En su página se puede acceder a un programa online en el que se puede calcular de manera muy rápida cuál sería la pensión de alimentos que le correspondería abonar a una determinada persona.

Para eso piden datos tales como el tipo de custodia, el número de hijos, la Comunidad Autónoma y la localidad en la que se reside y los ingresos de ambos padres así como el número de días que los hijos estarían con cada uno de ellos.

Con todo esto, el programa calcula cuál sería la pensión siempre de manera orientativa ya que será el juez quién tenga la última palabra en cada caso, puesto que no se trata de tablas de obligado cumplimiento.

No obstante, teniendo en cuenta quién las realiza, es de suponer que no van a estar muy desencaminadas con lo que finalmente determinará el juez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *